Y si el dólar sigue… Crisis!

Muchas veces las condiciones del contexto desmoralizan. Sea por su irracionalidad, por la sensación de injusticia o impotencia que nos generan, por esta inclinación por vivir al borde del salto al vacío que parecemos cultivar, lo cierto es que una vez más las empresas se encuentran frente a la disyuntiva: cómo sostener la rentabilidad o incluso seguir creciendo en estas condiciones?

No quiero teorizar. Pero creo que vale la pena pedirle al Dr. Stephen Covey que nos preste una idea:

Círculo de Influencia vs Círculo de preocupación

Empecemos por el de afuera.

El círculo de preocupación reúne aquellas cosas, circunstancias, decisiones, escenarios que si bien pueden afectarnos, exceden nuestras posibilidades de actuar (al menos por ahora). Inflación, dólar, mercados mundiales, luchas políticas, proveedores (aunque sabemos que con los proveedores podemos y debemos trabajar juntos!!).

En contraposición el Círculo de Influencia es aquel donde podemos y debemos actuar porque toda mejora que hagamos allí repercute directamente sobre los resultados.

Nuestro círculo de influencia está de las paredes de la empresa para adentro. Por eso entendemos que los programas de Mejora Continua (5S, TPM, Lean, eventos Kaizen, etc) son las herramientas preferenciales siempre, pero especialmente cuando necesitamos pensar, reformular, rediseñar, eficientizar en pos de sostener la empresa en el mercado sin perder de vista el objetivo: ser rentables.

Siempre es posible pensar que todo el problema está afuera. Y es probable que muchas veces hasta sea cierto!! Pero las respuesta frente a esa situación es nuestra responsabilidad. Mejorar la productividad, la calidad, bajar los costos, mejorar las entregas, eliminar los accidentes y aumentar la satisfacción de los que trabajan con nosotros es casi un imperativo de la realidad.

Nos vemos en el próximo news