Tormenta de Ideas – Brainstorming – Lluvia de Ideas

¿Qué es?

La Tormenta de Ideas, también conocida como Lluvia de Ideas o simplemente Brainstorming, es una técnica de grupo para generar un alto volumen de ideas originales y creativas en un ambiente relajado, sin censuras externas ni autocensuras.

¿Por qué y para qué usarla?

  • Para ayudar a las personas a resolver problemas, detectar oportunidades de mejora, desarrollar nuevos productos o servicios y/o incrementar la productividad.
  • Porque promueve la generación de ideas cuando el equipo está paralizado en el “mismo modo de pensar”.
  • Estimula la participación de todos los miembros del equipo para que cada uno aporte desde su mirada y conocimiento del tema. Evita así el predominio de los que tienden a dominar al grupo.
  • Facilita que el grupo avance gracias a la creatividad de sus integrantes.
  • Es un excelente método cuando se desea firmemente ir más allá de las respuestas rutinarias.

¿Cómo se hace?

En este ejercicio, la meta es generar una gran cantidad de ideas sobre el tema en cuestión.

Hay dos modos: No Estructurado y Estructurado

No Estructurado o de Libre Flujo

Los integrantes del equipo aportan sus ideas tal como se le vienen a la cabeza. Por eso se lo llama también de Libre Flujo.

Para que funcione hay que seguir algunas reglas básicas:

  1. Seleccionar a alguien para que sea el Facilitador y anote las ideas.
  2. Escribir en un rotafolios o papelógrafo una frase que represente el problema, oportunidad o asunto en discusión. Asegurar que todo el mundo la vea bien y la comprenda. Verificarlo pidiéndole a un par de participantes que la expliquen con sus propias palabras.
  3. Establecer un tiempo de duración de la sesión relativamente corto – por ejemplo 20 a 30 minutos. La idea es que se genere la sensación de movimiento. De descarga de ideas, lo primero que aparezca en la cabeza. El objetivo es poder “sacar todo afuera”. Mientras más se piensa más actúan nuestros paradigmas filtrando y autocensurando. Por eso apenas se da inicio a la sesión, las personas comienzan a generar la mayor cantidad de ideas lo más rápido posible.
  4. El Facilitador escribe cada idea generada en el Papelógrafo. Respetar las palabras exactas del que las dijo. No interpretar o cambiar las ideas. Chequear con quien hizo el aporte de que se anotó correctamente.
  5. Fomentar la creatividad.
  6. Construir sobre las ideas de otros. (Para eso se escriben en letra grande y legible para que todos lo vean)
  7. Jamás criticar las ideas. Simplemente anotarlas. Ninguna idea se critica! Jamás!
  8. Una vez terminado el tiempo, revisar la lista para verificar su comprensión.
  9. Verificar nuevamente con la persona que hizo cada contribución que la idea haya sido registrada correctamente.
  10. Eliminar las duplicaciones. Llegar a un consenso sobre los aportes que parecen redundantes o no importantes. Es bueno dejar aquellas ideas cuya diferencia sea sólo sutil. Se pueden analizar más adelante para entenderlas mejor.

Estructurado

La única diferencia consiste en que cada miembro del equipo presenta sus ideas cuando llega su turno (por ejemplo de izquierda a derecha).

Tiene las mismas metas y se utilizan las mismas pautas que en la Lluvia de Ideas No Estructurada

Al aportar sus ideas a su turno, se promueve la participación de todos en un formato ordenado.

No hay problema si un miembro del equipo cede su turno si no tiene una idea en ese instante, pero recordar que el objetivo es que todos los participantes aporten sus ideas sin temor.

Variantes

Existen muchas variantes. Nombraremos dos muy utilizadas.

Variante por Área de Análisis.

Es una versión de la variante Estructurada y se utiliza, por ejemplo, cuando se realiza la Espina de Pescado o Ishikawa.

Consiste en generar la lluvia de ideas pero focalizándose en un tema por vez. Es una forma de pensamiento lateral.

Ejemplo: Supongamos que se está buscando entender lo que causa un problema.

Para el tema en análisis, pensar primero cómo influyen los Materiales, concentrándose sólo en los materiales. Cuando se agotan las ideas se sigue con cada una de las otras 6M: Máquinas, Personas (MO), Madre Tierra (Ambiente), Métodos y Mediciones.

Variante Silenciosa – Lluvia de Ideas Escritas.

Es similar a la Versión No Estructurada, donde los participantes piensan sus ideas pero en lugar de decirlas en voz alta, para que alguien las anote, registran cada una de sus ideas en un papel en silencio.

Una vez escrita una idea, con letra grande y legible, su autor coloca la hoja en la mesa o pizarra para que los otros participantes la puedan ver. Cada participante puede entonces agregar otras ideas relacionadas o pensar en nuevas ideas.

Conclusión – Libre de Críticas y Juicios

La dinámica permite sacar el ser creativo que todos llevamos dentro y es muy útil tanto para resolver problemas como para aportar ideas de algo que se quiere mejorar o crear.

Las reglas mencionadas son necesarias para acabar con las represiones o prejuicios, conscientes o inconscientes, que la persona normalmente mantiene.

Como toda actividad creativa, la lluvia de ideas no conlleva una garantía de éxito. El grupo puede terminar descartando el 100% de las ideas generadas; aunque como en todo, mientras más se practica, mejores resultados se obtendrán.

Anexo – Resumen de Pautas

 

* Raúl A. Perez-Verzini es Instructor de TPM certificado por el Instituto Japonés de Mantenimiento de Plantas con el N* 723. Posee un Magister en Desarrollo y Comportamiento Organizacional de la Universidad Diego Portales de Chile y es Ingeniero Civil por la Universidad Católica de Córdoba. Es consultor en Cambio Organizacional y Programas de Mejora Continua con énfasis en TPM. Desde hace más de 20 años enseña a las empresas a mejorar la competitividad mediante el Combate de Pérdidas.

Compartilo: