¿Qué es y para qué sirve el TPM? Parte 2 de 2

En el Newsletter anterior decíamos que el propósito del TPM (Manufactura Productiva Total) es duplicar la productividad y reducir las pérdidas crónicas a cero. El TPM tiene también como objetivo crear una fábrica limpia, brillante y placentera, ya que ese es el camino para arribar a una de sus metas últimas: Cero Accidentes y Cero Polución.

Esto puede ser ejemplificado visitando plantas que hayan alcanzado excelencia en la implementación de procesos de mejora continua como Unilever y ARCOR entre las grandes y Denso y Cibié Valeo entre las Pymes locales. En estos casos, las empresas comprendieron que la mejora de los indicadores claves del negocio, empieza con la mejora del entorno en el que las personas deben transitar la mayor parte de sus vidas: la fábrica.

A través de una profunda aplicación de los principios de 5S (como parte del Mantenimiento Autónomo) se eliminan las fugas y derrames y los lugares de trabajo se vuelven más limpios y bien organizados. La organización, orden y limpieza básicos que promueven las 5S son el primer paso infalible en el desarrollo profundo del programa TPM.

Se mejoran así el entorno y los equipamientos, pero es en las personas donde se produce el mayor cambio. Una vez que ellas se sienten reconocidas y cuidadas, empiezan naturalmente a cuidar de los activos de la compañía. En última instancia, una empresa con TPM entiende que de la misma forma en que trate a sus empleados, estos tratarán a sus clientes.

Hace unos años era común creer que industrias como la del cemento o las autopartistas eran esencialmente sucias e inseguras y que poco o nada podía hacerse para convertirlas en un lugar digno de ser mostrado. Una vez que comenzamos con la implementación de TPM empezamos a notar cuan falaces eran esos razonamientos ya que las mismas personas sugerían una cantidad de ideas para eficientizar esos viejos equipamientos y mejorar esos entornos deprimentes. Mientras más antiguo es el equipamiento, más oportunidades de mejoras existen en torno al mismo. Igualmente nos dimos cuenta que la fábrica en sí misma vende. Por eso si la podemos mostrar aumentan las oportunidades de negocio.

Cuando tuvimos oportunidad de visitar Japón, entre las muchas empresas que estudiamos, las plantas de cemento fueron una de las grandes sorpresas que tuvimos. Luego de aplicar disciplinadamente cada uno de los Pilares del TPM, los resultados superaron los pronósticos más optimistas. Las mejoras en el Delivery , en la Calidad y en los Costos fueron realmente sorprendentes. Pudimos comprobar personalmente, que eliminar la suciedad y el desorden es básicamente una decisión política, cuyos resultados se comprueban fácilmente al hacer el benchmarking de indicadores claves con esas fábricas limpias y seguras.

La eliminación de la suciedad se convierte en una forma de combatir el desperdicio y de detectar tempranamente problemas en los equipamientos que podrían ocasionar paradas indeseadas e incluso accidentes. Gracias al TPM, industrias de todo tipo y tamaño se vuelven seguras y limpias, y esto es el inicio de un proceso continuo de mejoras que las lleva directamente a una performance superior, habilitándolas para competir globalmente.

Por otra parte el número de accidentes crece en proporción directa con el número de pequeñas paradas. Por eso es crítico el desarrollo de las habilidades de las personas, para que estén en condiciones de atacar las causas raíz de los problemas y así eliminar las fallas. Los operarios entrenados en TPM se preocupan más de sus equipos, están más capacitados para detectar anormalidades inmediatamente y resolverlas rápidamente. Por ello, el rol del área de Recursos Humanos es crítico.

Finalmente, para aumentar la productividad y minimizar los problemas de accidentes y polución debemos:
•  Favorecer un entorno físico y humano orientado a la eliminación de las pérdidas.
•  Desarrollar personas que conozcan íntimamente el equipamiento y que sean permanentemente conscientes de la seguridad.

Por eso es necesario que Operación y Mantenimiento trabajen juntos para minimizar el potencial peligroso de los equipos y facilitar el proceso de aprendizaje que lleva al éxito.
Una vez más vemos cómo es equívoco entender el TPM como un programa netamente de Mantenimiento. Como Sistema de Gestión Industrial, el TPM proporciona un método paso a paso para aumentar la capacidad de la organización de satisfacer la demanda de productos y servicios