Los nuevos roles de los Mandos Medios

Cuando entramos en una empresa y comenzamos a analizar su estructura y funciones, surge rápidamente la necesidad de revalorizar el papel de los Mandos Medios en un entorno que exige flexibilidad, adaptabilidad y aprendizaje permanente.

¿Qué caracteriza en general a las personas que ocupan estos puestos?

» Permanencia en la empresa
» Desempeño estable y destacado en el tiempo (sino no hubieran llegado a este puesto…)
» Enormes conocimientos sobre la empresa, sus procesos y productos.
» Ideas sobre cómo funcionan las cosas y qué se puede hacer para mejorarlas.

¿Cómo es posible entonces capitalizar estas características en bien de ellos mismos y de toda la organización?

Los Mandos Medios son responsables por la moral de los empleados

El primer hecho fundamental es estimular a nuestros mandos medios a hacerse responsables por el clima de trabajo en su equipo. Si bien es posible que existan circunstancias difíciles en la empresa, como líderes de un grupo, los mandos medios tienen mucho control sobre el estado de ánimo a nivel local y es desarrollando algunas competencias y manejando ciertas herramientas, como esta responsabilidad puede llevarse a cabo.

1. Crear y comunicar una visión propia del equipo

La visión debe incluir la descripción de cómo el grupo evolucionará en los próximos meses por ejemplo, cuáles serán sus principales desafíos, y cuáles sus objetivos de largo plazo.
Esto ayudará a crear una atmósfera de equipo positiva y a involucrar a los colaboradores.

2. Celebrar los logros grupales o individuales

Es posible hacerlo de formas muy simples, compartiendo el desayuno diario o con un pequeño regalo. Invitar al Gerente y personas de otras áreas puede ser estimulante también para el personal
¿Y si, a pesar del trabajo, no se lograron los resultados deseados? Es muy bueno mostrar aprecio por el trabajo duro también, y luego realizar el análisis correspondiente para descubrir juntos qué sucedió y qué tenemos que hacer para conseguir nuestros objetivos.

3. Dar soporte

Obtener las herramientas necesarias para que se haga mejor el trabajo y acompañar a aquel que cometió un error suelen ser excelentes instrumentos para mantener alta la moral del equipo de trabajo.

4. Estar disponible

Escuchar preocupaciones, problemas personales y estar dispuesto a colaborar es un modo de mostrarse y reconocer a los otros como humanos.

5. Crear un mini-ambiente propio

Implica usar algunas reuniones sólo para hablar de los progresos del grupo, reforzar los logros y recordar entre todos los momentos de éxito. Sugerir, por ejemplo, que el equipo puede resolver muchos de sus problemas apelando a los conocimientos de los pares, sin necesidad de la presencia del jefe.

6. Seleccionar cuidadosamente

Los nuevos miembros del equipo no deben ser sólo técnicamente competentes. Necesitan también “encajar” en el grupo de modo que se sostenga el buen clima, la colaboración y el aprendizaje compartido.

7. Coachear al equipo

Una de las mayores satisfacciones siendo líder es ver a las personas y al grupo desarrollarse. A medida que lo hagan, es muy bueno delegar nuevas responsabilidades y participar en asuntos diversos. Esto permite a los colaboradores comprender mejor la tarea actual y adueñarse del trabajo.

8. Revisar el desempeño

Esta suele ser una excelente oportunidad para estimular el crecimiento del equipo de trabajo, no solo en los aspectos más técnicos, sino también en los comportamientos que queremos fomentar. Esto incluye orientarlos a que confíen más unos en otros, a que acepten mayores responsabilidades, etc.
¿Cuál es uno de los mejores caminos para maximizar el desempeño de la empresa?

La respuesta es:

Desarrollar de manera sistemática y creativa las capacidades de los mandos medios.

Probemos un ejercicio rápido: piense en un trimestre típico para su empresa. ¿Qué proporción del tiempo de la dirección se usó en cada una de las siguientes tres actividades?:

1. Nuevas iniciativas estratégicas
2. Manejo de las operaciones
3. Construcción de las capacidades de los mandos medios.

En la mayoría de las empresas el tiempo invertido en los dos primeros al menos triplica el tiempo dedicado al tercer punto, a pesar de que, dedicar tiempo al desarrollo de los mandos medios, es la clave subyacente a las otras dos actividades.
Esto ocurre por dos razones: primero, virtualmente la mayoría de las iniciativas estratégicas deben ser llevadas a cabos por los mandos medios. Su flexibilidad y habilidades de liderazgo condicionarán cuán dispuestos estén a adaptar sus iniciativas a las cambiantes circunstancias de la empresa. Segundo, un equipo de mandos medios fuerte puede producir resultados operacionales sobresalientes, eximiendo a los directivos de tener que intervenir en las decisiones cotidianas.
Un nivel de mandos medios que funcione bien, creará proactivamente una corriente constante de nuevas iniciativas para solucionar problemas y concretar nuevas oportunidades.
Aquí radica la importancia de una formación integral, adecuada a las necesidades de la empresa y organizada de modo que cubra todos los aspectos relacionados con el puesto que estas personas ocupan.
Lamentablemente, pareciera que la alta dirección simplemente asume que la experiencia, asociada con algunas revisiones constructivas del desempeño serán suficientes para que los mandos medios lo logren. En general, si bien algunos pueden lidiar con esta situación, habitualmente se acostumbran a una rutina de dirigir “como siempre”, acompañada de iniciativas esporádicas cuando aparecen grandes problemas.

Liderar = Educar

La esencia de una excelente gestión es una excelente educación. Sólo podremos crear innovaciones y avanzar si nuestros mandos medios son capaces de operar por sí mismos. Y si encontramos a la alta dirección constantemente demandanda por las cuestiones del día a día, debemos analizar si hemos tenido éxito en la formación de estas personas.

Conclusión

Desarrollar las capacidades de los mandos medios es una decisión estratégica para la organización. Son ellos luego los responsables de llevar a cabo con éxito los procesos y/o productos que permiten a la empresa sostenerse y crecer en el mercado.
Considerelo para su plan del 2006
Hasta el próximo news