¿Descansamos en Vacaciones?

¿Qué son las Vacaciones? Se supone que es la suspensión temporal del trabajo, de los estudios o de otras actividades habituales para descansar, lo cual implica reponerse del cansancio, dormir relajadamente, hacer una pausa en el trabajo para recuperar fuerzas, hacer actividades individuales o familiares que disfrutamos, etc.- Pero ¿nos reponemos del cansancio o el stress laboral en vacaciones?
Una Encuesta Internacional a dueños de negocios 2006 de Grant Thornton Internacional mostró que el 57% de todos los empresarios encuestados reportaron un mayor stress, comparado con un 39% en la encuesta del 2005. Esta investigación también arrojó una correlación entre el stress y la cantidad de días de vacaciones que se tomaron los ejecutivos alrededor del mundo (excluyendo días festivos). Por su parte, Argentina ocupó el 9º lugar de 30 países encuestados, con un promedio de 18 días de vacaciones, siendo uno de los países con más alto promedio.

Por otro lado, en un artículo publicado en el suplemento Empleos de La Nación el día 19/09/2006, Ellen Galinsky, presidenta del Families and Work Institute (FWI), un centro de investigación sin fines de lucro, afirma que muchas veces no son los jefes difíciles ni las despiadadas políticas empresariales los que impiden disfrutar de las vacaciones o, peor aún, tomarlas. “La mayoría de la gente no interrumpe su trabajo porque no quiere”, opina Galinsky. “La ambición, el temor al despido, el creerse indispensable, la necesidad de adrenalina y el sentimiento de culpa por las escapadas ayudan a explicar por qué los trabajadores no utilizan su licencia anual completa”. El estudio del FWI reveló que los empleados recargados de trabajo son más proclives a cometer errores, a enojarse o irritarse con sus compañeros, son propensos a tener altos niveles de stress y experimentar síntomas de depresión clínica. Aún así, algunos continúan trabajando en sus vacaciones para no verse abrumados en su regreso. Y esto es aún más evidente cuanto más alto es el puesto en la jerarquía organizacional.

La posibilidad de perder el empleo, una determinada posición o acumular mucho trabajo angustia a empleados y ejecutivos, que deciden postergar su descanso o bien disfrutar de su licencia lejos de la oficina, pero sin desconectarse del todo. Hoy, la tecnología permite que muchos puedan ausentarse y estar al tanto de todo lo que sucede como si estuvieran allí, además de la posibilidad de pasar el tiempo controlando su correo electrónico desde la playa por si alguien de la oficina le envía un mensaje.

La irrupción y la velocidad en los cambios tecnológicos y la vertiginosidad del mercado laboral, entre otras cosas, crearon esta modalidad de trabajo actual, que implica que el remitente de un correo electrónico espera una respuesta inmediata, a cualquier hora y esté o no de vacaciones el destinatario; flexibilizando aún más el límite entre el trabajo y el hogar.  Muchas veces esto nos queda cómodo y es muy ventajoso en la administración de nuestro tiempo, aunque otras veces puede que no sea del todo bueno.

No hay duda que las multiplicidad de elementos tecnológicos nos han liberado de las restricciones geográficas además de ser productivos en formas en que jamás nos lo imaginamos. Pero es sumamente importante dada la velocidad de los cambios y la creciente competitividad y vertiginosidad del mercado, encontrar un equilibrio entre nuestra vida laboral y nuestra vida personal, poder descansar, verdaderamente desconectarnos para volver al trabajo con la mente despejada y con más energía que antes. Debemos darnos cuenta que hemos trabajado tanto justamente para tomarnos esas vacaciones tan esperadas!!!