Cómo alcanzar tus metas


Las metas deben ser claras, simples y por escrito.
Si no están escritas ni se revisan a diario, no son realmente metas. Son deseos.
Robert T. Kiyosaki

 

Convertí tus sueños en realidad mediante el establecimiento de metas.
Suena casi mágico, pero es real.

Ya sea que estés pensando en metas de corto plazo o aspiraciones y sueños de largo plazo, las posibilidades de alcanzarlas estarán condicionadas por tu habilidad para definirlas. Esto es válido tanto en la vida laboral como personal.

Si soñar permite ir más allá de los límites auto-impuestos, resulta crítico clarificar además los valores, ya que serán los que guiarán tus acciones y éstas tus verdaderas prioridades. Conscientes o no, lo que en verdad valoramos termina definiendo qué hacemos con el tiempo, con la energía e incluso con nuestro dinero.

Si tus metas son coherentes con lo que consideras importante, encontrarás más energía interior para aferrarte a ellas.

El problema de los sueños es que muchas veces quedan sólo en eso. En grandes aspiraciones que no se llevan a la práctica. Para hacerlos realidad necesitan transformarse en una o varias metas más chiquitas y manejables.

Metas y objetivos deben redactarse de manera que puedan medirse. Deben ser razonables y deben pertenecer a un plan mayor, que además, tenga plazos de tiempo definidos.

 

Metas SMART

Metas Inteligentes

Cómo lograr tus metas

He aquí un gran secreto: las metas, por más grandes que sean, son mucho más fáciles de alcanzar si son abiertas en tareas lo suficientemente manejables como para avanzar un poco cada día.

Mark Twain lo explicó claramente cuando afirmó:

“El secreto para salir adelante es empezar. El secreto para empezar es dividir tus tareas complejas y abrumadoras en pequeñas tareas manejables y luego comenzar con la primera”.

La única forma de alcanzar las metas es que estén inteligentemente definidas. Usaremos como regla mnemotécnica el acrónimo SMART, que significa inteligente o astuto.

Para que una meta esté inteligentemente definida, debe ser:

 

S = Especifica (Specific)

M = Medible (Measurable)

A = Alcanzable (Achievable)

R = Relevante (Relevant)

T = Acotada en el Tiempo (Time Bounded)

Objetivos – Metas – SMART Goals

¿Qué quieres alcanzar?, ¿Cuál es tu sueño?, ¿Cuáles son las metas globales de la compañía para la que trabajas?

Un objetivo es un medio que permite alcanzar un sueño o meta mayor. Estará bien definido si es una declaración por escrito que cumple con los criterios de ser SMART.

Specific – Específico

¿Qué es lo que deseas hacer, o alcanzar?

Detalla tu objetivo tanto como sea posible. Redáctalo de modo que no haya espacio para la duda. Que cualquiera lo pueda entender. Otórgale un único foco.

El camino hacia las grandes metas debe componerse de objetivos a corto y mediano plazo.

Measurable – Medible

¿Qué criterios utilizarás para saber si los objetivos se han logrado?

Define la suma exacta de lo que deseas obtener. La unidad de medida dependerá del objetivo: Dólares, ROI (Retorno de Inversión, por sus siglas en inglés), Toneladas, Unidades, etc.

Achievable – Alcanzable

¿Posees todo los recursos necesarios para lograr este objetivo?, ¿Cuentas con las competencias necesarias en esta área?, ¿Participan todos los que deben contribuir o tomar decisiones?, ¿Puedes dedicarle el tiempo necesario?

La “A” significa también acuerdo por escrito (Agreed upon in writing),porque los objetivos deben estar escritos y visibles.

Relevant – Relevante

¿Cómo se vincula esto con tus metas de largo plazo?

Todo objetivo debe estar unido a un propósito mayor. Esto otorga significado y evita que se convierta en otra tarea más “para hacer”. Si no se cuenta con un “porqué” sólido, siempre se buscará una salida, un “cómo”, más fácil.

Time Based – Acotado en el tiempo

¿Cuál es el plazo para alcanzar este objetivo?

Determina cuándo comenzará o cuándo terminará. Comprométete a cumplir con las fechas en las que implementarás ciertos pasos. Aparta un tiempo específico en el que estarás trabajando en tu objetivo.

Al determinar un marco de tiempo y definir un deadline o fecha límite, se evita caer en la postergación y “patear” para más adelante. Proporciona además un sentido de urgencia.

Hacer un Plan de Acción

Dado que la forma más simple y efectiva es abrir las metas u objetivos en sus pasos más chiquitos, conviene siempre crear un plan de acción que incluya todos los pasos intermedios que asegurarán que alcances lo que te propusiste.

Define y clasifica los pasos abriéndolos tanto como puedas. Por lo general, un paso es algo que puede realizarse en un día. No es lo mismo un Hito que un Paso.

Por ejemplo:

La meta para el 2020 es crear 100 Lecciones de Un Punto – LUPs

El objetivo para el mes de Agosto es crear 20 LUPs.

Alcanzar 20 LUPs es un hito. Crear cada día 2 LUPs es un paso.

Un Plan reúne los pasos específicos, por escrito, que te llevarán desde donde te encuentras hasta donde deseas ir, en el tiempo acordado.

Sabiendo a dónde estamos y a dónde deseamos llegar, el Plan describe cómo avanzar cada día. Contar con esta lista de tareas diarias a realizar, llamada también CPH (Cosas Por Hacer), será clave.

Puedes crear el Plan de dos maneras, a partir de hoy hacia adelante, o bien a partir de tu objetivo y en reversa. Lo que también se conoce como Planificación Inversa.

Siguiendo con el ejemplo: Imaginamos que ya llegamos a la fecha limite: ¿Qué tuve que hacer para terminar el mes de Agosto con las 20 LUPs confeccionadas?

Date un tiempo para listar todos los pasos. Es imposible que puedas planificar los próximos cinco años de tu vida en 30 minutos.

No te preocupes si no conoces todos los pasos. Un plan es un documento de trabajo. Piensa de manera “Firme” pero “Flexible”. “Firme” porque estás manteniendo un plan. “Flexible” porque puedes modificar los pasos cuando una mejor manera se te presente o cuando se vaya clarificando el camino a medida que avanzas.

Ejemplos de Objetivos

No es lo mismo decir:

Mi objetivo es adelgazar

Que afirmar:

Voy a adelgazar 10 kilos para llegar a mi peso ideal de 65 Kg antes del 20 de Diciembre del 20XX.

Mi plan de trabajo consiste en caminar 45 minutos todos los días e ingerir frutas y verduras crudas dos veces por día.

Esto sí sería verdaderamente SMART.

Compartilo: