Clima Organizacional – Cómo saber si se aproxima una tormenta

Si en su oficina alguien le preguntara “¿cómo está el clima afuera?”, seguramente usted miraría por la ventana para saber si está nublado o hay sol, observaría los árboles y los carteles para determinar cuán fuerte sopla el viento y vería cómo viste la mayoría de la gente para decidir si hace calor. Incluso, podría optar por escuchar la radio o buscar rápidamente en internet el informe meteorológico para conocer la temperatura exacta y la sensación térmica actual.
Sin embargo, si usted quisiera conocer el estado del clima interno o “clima organizacional” en su oficina, no alcanzaría con usar un termómetro. Desafortunadamente, no resulta tan fácil medir los datos de la “atmósfera laboral”…
Cuando hablamos de atmósfera o clima organizacional, hacemos referencia a la percepción que tienen las personas de su entorno de trabajo, como resultado de la interacción entre la persona y la organización. Es decir, qué piensan y qué sienten los colaboradores respecto a la organización en general, sobre sus jefes, sus puestos y las condiciones en que trabajan.
La relación entre la productividad y un clima organizacional favorable fue demostrada en numerosas investigaciones (para mayor información ver HayMcBear, 1993-1995). No obstante, todo gerente sabe que “el trabajo más productivo es el que surge producto de un hombre contento” (V. Pauchet). Ahora…cómo hacer para saber si nuestros colaboradores son hombres y mujeres “contentos”…. ¿cómo se mide el clima organizacional?

1- La metodología de medición es sencilla en su aplicación aunque no tanto en su armado (requiere conocimientos de estadística, metodología y psicología organizacional).

2- Se realiza a través de encuestas pero no existe una estandarizada sino que las preguntas deben adecuarse al tipo de organización que la solicita.

3- Los cuestionarios usualmente contienen entre 70 y 100 preguntas.

4- Pueden aplicarse a la totalidad de la organización (tanto PyMEs como grandes corporaciones) o a un área o grupo específico de la misma.

5- Las variables o dimensiones que se analizan varían en función de las necesidades de cada organización, pero en su mayoría se relacionan con los siguientes aspectos:
– Satisfacción con el puesto o tarea
– Relación entre colaboradores y supervisores
– Relaciones entre pares
– Sentido de pertenencia o involucración
– Participación
– Seguridad e higiene
– Salarios, compensaciones, premios, reconocimiento
– Etc.

Generalmente, las empresas recurren a este tipo de estudio cuando se presentan síntomas como: índices crecientes de accidentes laborales, ausentismo, fallas en la producción –en el caso de industrias-, dificultades serias en la calidad de atención y servicio a clientes, presencia de conflictos entre áreas, etc. Sin embargo es importante llevarlas a cabo de manera preventiva… sólo así sabremos si mañana tendremos que salir a la calle con un paraguas o con lentes de sol!