5S: más que orden y limpieza, un cambio cultural

“5S? Ah, lo conozco. En la empresa nosotros lo llamamos Programa S.O.L. (seguridad, orden y limpieza). Ya lo usamos. Ahora andamos buscando otra cosa” Y sí, es el riesgo de las 5S: pensar que se trata de un programita para aprender a barrer mejor, o para que los enormes volúmenes de papeles sin archivar no se noten en la oficina o las pérdidas de aceite en algunas máquinas queden limpias al final del turno.

El tema es que no es sólo así como funciona. Y es ahí donde se puede buscar la explicación del fracaso en la implementación de las 5S: confundir un medio (la limpieza y el orden) con el fin de la metodología (el cambio cultural)

Las 5S son una de las herramientas más simples, claras y eficaces para alcanzar de una buena vez el tan mentado “cambio cultural”. Por qué?

Porque en su seno se reúnen los elementos más importantes que resultan de estos procesos:

• Un lugar de trabajo agradable y seguro.

• Espacio para la participación de la persona como totalidad (CEREBRO y CORAZON de obra) y no sólo como MANO de obra.

• Información disponible para todos sin necesidad de organizar la búsqueda del tesoro.

• Aprendizaje permanente a partir de la experiencia, del análisis de problemas y la toma de decisiones en equipo.

• Aumento de la productividad por reducción de tiempos no operativos, traslados, incomodidades.

• Mejora de la calidad al analizar errores administrativos o productivos y buscar sus causas raíces.

• Estímulo para el desarrollo de la responsabilidad individual.

Ah bueno!! Entonces son mágicas!!!

No. Requieren conocimiento, esfuerzo, constancia, compromiso y apego a la metodología. Requieren comprender la filosofía que las sustenta además de la secuencia de pasos para su implementación.

Nuestra experiencia nos muestra que, por sí solas, son una herramienta de excelencia. Pero que también, dado que trabajan con lo fundamental en cualquier organización, sirven como cimiento para la implementación posterior de otras metodologías más abarcativas: TPM, Lean Manufacturing, incluso sistemas más difundidos como las Normas ISO.

En su desarrollo, cuentan con una ventaja competitiva: bien aplicadas, habiendo formado previamente a las personas en el tema, habiendo desarrollado y sustentado lo que se denomina “Comité de Promoción de las 5S” muestran algunos resultados casi inmediatos. No cabe duda que, para aprovecharlas en todo su potencial, hay que seguir, profundizar, analizar, trabajar y que aparecerán cosas no tan sencillas de decidir o llevar a la práctica. Pero hay algo de lo que no debemos olvidarnos: la fábrica vende, la oficina vende, el depósito vende, el local vende.

Es difícil negar que entrar a un lugar limpio, ordenado, señalizado, pintado, con personas trabajando cómodas y de buen humor, nos transmite una sensación de confiabilidad. Algo muy distinto ocurre cuando alguien con quien hablamos tiene que buscar un papel en una pila desordenada, o para buscarlo tiene que caminar 50 mts. O cuando caminamos por una planta y necesitamos “saltar” los charcos de aceite o agua, o el material descartado se amontona en lugares insólitos.

Todavía no experimentó con las 5S? Lo invitamos a conocer una herramienta que vale la pena.

Ya pasó por eso? Ya mejoró los indicadores clave del negocio (Productividad, Calidad, Costo, Delivery, Seguridad e Higiene y Moral)? Entonces lo desafiamos a repensar su programa, a ver cómo seguir, cómo sostenerlo, como obtener los mayores beneficios.

Nos vemos en el próximo news