10 Prácticas de lograr un mayor desempeño en nuestros equipos

El estudio sobre la formación y funcionamiento de equipos de trabajo viene siendo un tema de interés actual en todo tipo de organizaciones; como así también el desarrollo de los distintos aspectos relativos a los roles de los equipos, los comportamientos y atributos de alto rendimiento, las técnicas para el trabajo en equipo, el proceso de etapas y la formación de los equipos.

Todo este interés está justificado por el importante papel que pueden jugar estos equipos en el desempeño de las organizaciones, ahora, la pregunta es si dedicamos suficiente tiempo y esfuerzo a la formación de los mismos, es decir: ¿Cuántas veces nos ponemos a pensar en aquello que necesitamos para que nuestra empresa, nuestro propio grupo, sea exitoso y logre cumplir con los objetivos que se plantea?

¿Muchas?
¿Pocas?
¿Ninguna?

Aquí proponemos un cuadro que puede servir de herramienta o ayuda-memoria en el que se especifican cuáles son las 10 prácticas que tienen mayor impacto en el alto desempeño de nuestros equipos

Práctica Descripción
1. Visión y misión compartida Si nos preguntan a cada uno por qué estamos acá y para qué trabajamos, la respuesta será la misma y además, podrán verla en nuestras acciones.
2. Liderazgo compartido Asumimos responsabilidades para que el equipo sea exitoso. El liderazgo se comparte entre todos: cada miembro opera con el mismo propósito y visión que el líder.
3. Objetivos de desempeño medibles y metas definidas Hemos acordado objetivos medibles, específicos, alcanzables y limitados en el tiempo. Incluyen actividades relacionadas con el negocio y con el desarrollo del equipo.Hemos establecido metas claras que nos movilizan hacia el logro de los objetivos mayores.Evaluamos regularmente cómo estamos trabajando juntos.
4. Roles y responsabilidades claras Cada uno de nosotros conoce no sólo las actividades de las que somos individualmente responsables sino aquellas de las que somos colectivamente responsables como equipo. El rol de cada uno de los miembros está claro.Respetamos el rol de cada persona y discutimos abiertamente nuestras expectativas por las responsabilidades de cada uno.
5. Liderazgo activo Nuestros jefes están involucrados y comprometidos con nuestro éxito y nos dan soporte ante diversos obstáculos.Ellos nos delegan la autoridad apropiada.Tenemos los recursos que necesitamos para ser exitosos: información, dinero, tiempo, espacio y talentos.
6. Efectivo proceso como equipo Tenemos un acuerdo de trabajo que explica el modo en que lo enfocamos y lo revisamos cuando es necesario.Sostenemos prácticas concretas relacionadas con Reuniones Efectivas, Integración de nuevos miembros, Herramientas para la toma de decisiones y la Resolución de Problemas.Somos competentes para dar y recibir feedback constructivo.
7. Competencias ampliadas Nuestro equipo reconoce el conflicto y lo trabaja cuando aparece.Tenemos la flexibilidad para integrar los cambios.Estamos dispuestos a corregir nuestro rumbo y adaptarnos a condiciones cambiantes.
8. Colaboración e innovación por medio de la sinergia Confianza, disposición e integridad fortalecen nuestras relaciones. La comunicación y el diálogo promueven la acción.Colaboramos para innovar en productos o servicios.Usamos diversas actividades para promover la creatividad, la celebración y la renovación.
9. Reconocimientos y recompensas Reconocemos los logros individuales y grupales así como el desarrollo personal.Recompensamos además el desempeño basado en valores.
10. Relaciones de calidad con stakeholders y otros equipos Coordinamos nuestros esfuerzos con otros grupos de interés.Desarrollamos buenas relaciones con otros equipos de trabajo.Nuestro trabajo está integrado con los objetivos globales del negocio.

El hecho es que muchas veces tendemos a inclinarnos por las soluciones mágicas. Entonces las respuestas suelen ser:
“Nos acostumbraremos con el tiempo”,
“Lo que sucede es que hay mucha gente nueva y sin experiencia”,
“Hay mucha gente grande que ya no tiene ganas”,
“A nadie le interesa nada”,
O (tal vez una de las más dañinas) “si no estás todo el tiempo controlando, nadie se preocupa”.

Es importante tener en cuenta que antes que nada los equipos se forman superando ciertas barreras que obstaculizan su funcionamiento real y eficaz.
Por lo tanto, siguiendo con las 10 prácticas propuestas los equipos pueden asegurarse su permanencia y su funcionamiento eficiente como tales, logrando un efecto sinérgico, el cual significa que el resultado del trabajo en equipo es mayor a la suma de los resultados individuales, lo que a su vez potenciará los resultados del mismo y estimulará a sus miembros hacia el logro de los objetivos.